Home

El pasado jueves, 7 de mayo, el Kursaal de San Sebastian acogió una rueda de prensa durante el XVII Congreso Nacional sobre el Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), organizada por la Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (SEISIDA), sobre la situación de infección por VIH y el sida en España y Europa, la aportación de la ciencia a la investigación del VIH, las enseñanzas de las epidemias de VIH, gripe y ébola.

Texto y fotos: Virginia Meza

Entre las personas expertas que se han reunido para explicar dicha situación se encuentran, Piedad Arazo, Presidenta de la Sociedad Española Interdisciplinaria de Sida (SEISIDA) y jefa de Sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Miguel Servet de Zaragoza; Anastasia Pharris, responsable de la vigilancia epidemiológica del VIH/sida en Europa del European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) de Estocolmo; José A. Iribarren, Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Donostia y Profesor Asociado de la Facultad de Medicina de la UPV, y José Alcamí, Especialista en Medicina Interna, doctor en Medicina y diplomado en Inmunopatología por el Instituto Pasteur de París, Coordinador de la Red de investigación en Sida y director de la Unidad de Inmunopatología del Sida del Instituto de Salud Carlos III.

IMG-20150507-WA0011

Situación del Sida en Europa

Anastasia Pharris expresa que aunque el mapa del sida en Europa refleje una situación “estable”, las desigualdades se vislumbran entre los colectivos históricamente considerados de riesgo. Las naciones europeas con mayores incidencias del VIH Sida atañen a Europa del Este: Letonia, Ucrania, Georgia, Moldavia, donde la tasa es 20 veces superior a la del resto, y también en Portugal. Aunque ha indicado que éste último no es posible relacionarlo con las consecuencias de la crisis económica sino al diagnóstico tardío de los casos: “Portugal tiene un nivel de casos de sida, una tasa de sida registrada en 2013, un poco más altas en la Unión Europa y que los otros países. El 49% de los casos que diagnosticaron en Europa el año pasado fueron tardíos. No es sólo en Portugal, en general está sucediendo ese problema. Aunque Portugal un poco más el promedio.”

También ha explicado Pharris que “en 2013 se registraron en Europa 136.235 nuevas infecciones por VIH con un tasa de 15,7 casos por 100.000 habitantes”. La experta lo ha considerado “preocupante” ya que a pesar de los avances en tratamiento y prevención la epidemia “no disminuye”. De este total de nuevos seropositivos se concentra en los países del Este y 27.000 en la zona occidental”

 

Situación del Sida en España

Por su parte, Piedad Arazo, ha indicado que el año pasado se registraron en España “3.200 casos nuevos de infectados por VIH”. La presidenta de Seisida ha apuntado que este aumento se debe a una “relajación de lo que es la sexualidad”, a que hay campañas de prevención del contacto del VIH que no han “llegado”, a que existen relaciones sexuales sin protección, por lo que estos hombres “están muy dispuestos a infectarse”. Pero, manifiesta también su preocupación a la pérdida de ese miedo al VIH Sida que recae en “más del 90% de los casos del Estado Español y en el 5% de la comunidad” y es que este virus que ataca, sobre todo, a jóvenes entre 20-30 años, “no tiene cara, edad, ni sexo”.

Nuevas aportaciones, “SHOCK AND KILL”

Si se quiere hacer frente, combatir, eliminar un virus primero habrá que saber cómo funciona éste. Así que, ¿por qué se hace un virus más fuerte?

 José Alcamí, especialista en Medicina Interna, explica que “el mecanismo se hace a través de una célula, con la que se establece una relación muy íntima. Necesitan un aparato para el que vivir. El mecanismo consiste en practicar e infectar nuevamente las células. ¿Qué ventaja tiene? Si tenemos un buen fármaco podemos extinguir el fuego. El caso del VIH, necesita una doble estrategia, por una parte se multiplica y se vuelve célula. Por otra parte, intenta establecer un vínculo con nuestras otras células, la célula trata de integrase en nuestros genes. Es decir, de nuestros 35.000 genes,  en algunos tendrá 35.001, y éste 1 es un virus que se integra. En ese momento se queda en un estado de latencia, o  en dormido. Y no es detectable por los fármacos inmunes. Y cuando se despierta, se replica y se integra e infecta en nuestras células”. Hablar de una estrategia para el virus del VIH es “hablar de estrategia de guerrillas” expresa la comparativa Alcamí, y es que “se esconden, salen, atacan y vuelven a esconderse”.

Es por ello, que las nuevas aportaciones de la ciencia se dirigen hacia esa estrategia. Alcamí indica y explica la estrategia más explorada hasta el momento, el “SHOCK AND KILL”, en inglés, “sacudir y matar”, en castellano: “Con sacudir indicamos que ese virus que ese esconde y está dormido, vamos a despertarlo. Hacemos que salga pero con el tratamiento impedimos que infecte otras células. De esta manera, eliminamos esas células que están latentemente infectadas. Y nos acercamos al umbral de la curación, que sería disminuir ese número de células infectadas en un radio de mil veces”.

Actualmente, se han hecho 3-4 ensayos clínicos del ‘Shock and Kill’ que “muestran que es viable pero no eficaz”, señala Alcamí. Y es que esta estrategia tiene una doble paradoja: “si usamos fármacos ‘light’ el problema es que activamos el virus, pero lo reactivamos tan poco que la célula no es destruida y el virus vuelve a su estado. Por lo cual, no mejoramos el número de células latentemente infectadas. Y si usamos fármacos muy potentes, que se han aplicado en algunos animales, la sacudida es tan fuerte que no sólo despiertas a la infectada sino que activas a las no infectadas provocando una catástrofe. Ese intermedio es lo que se está buscando” indica Alcamí. Además, es probable que los prototipos actuales no sean los establecidos y fijados en un futuro dado a que Alcamí apunta que “se necesitará nuevos prototipos, fármacos, para curar la enfermedad mediante el procedimiento de ‘shock and kill’.

Enseñanzas de las epidemias: VIH, ébola y gripe.

“El Sida en los años 80 era algo que daba miedo. Por parte de las comunidades se tomaron medidas para normalizar este tema. Había incertidumbre ya que se veían a los pacientes morir. La gran pregunta era: ¿Y cuándo me tocará a mí? Había estigma, que sigue estando pero no es tan llamativo. Asimismo, el ébola es una enfermedad con una mortalidad elevada y de alguna forma ha pasado un poco lo mismo. Mucho miedo, incertidumbre y mucho estigma.”, señala el Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Donostia, José A. Iribarren.

Además, sugiere enseñanzas que los diferentes actores sociales ─medios de comunicación, políticos, el sector sanitario y la sociedad en sí misma─ podrían aplicar frente a la cobertura de las epidemias. Lo primero, apunta: “El impacto mediático del ébola podría haber sido mejorable. Hay que saber aprovechar y explicar bien este tipo de virus y qué se puede hacer para prevenir no sólo centrarse en quién ha contagiado a quién”; aunque también añade que “comunicar incertidumbre es difícil”. Según Iribarren, el problema no está en comunicar una situación de incertidumbre sino en cómo se comunica: “hay que aprender a comunicar incertidumbre porque una de las cosas que trae consigo esto de las epidemias es incertidumbre”, expresa.

Por otro lado, añade que: “en su opinión, los políticos, también, en vez de aprovechar, explicar y hacer bien las cosas, deciden poner en cuarenta a esa gente que vuelve de esa sistemática de cooperar en vez de recibirlos con orgullo”. Las decisiones que se tomaron el 8 de agosto del pasado año fueron decisiones “difíciles”. También apunta que “no se puede ir con un paracaidista a esos lugares, que de alguna forma hay que contar con la humanidad”. En el caso del VIH, se puede o contar qué hay que hacer o intentar contactar con la sociedad a la que le está ocurriendo estas cosas, estudiar su situación. Y esto se puede extrapolar en el caso del ébola.

Por último, hace hincapié en que “la sociedad tiene que volverse solidaria. Hay que enseñar. No podemos pretender hacernos ‘los suecos’ cuando suceden cosas. De alguna forma implican a la sociedad. Hay que hacer caso a las recomendaciones para evitarlas cuando sucedan este tipo de cosas, porque van a seguir sucediendo.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s