Home

El sueño de Supriya se refleja en sus ojos. Es muy fácil dejarse contagiar por la ilusión que esta niña hindú desprende. Supriya es una niña de 12 años que está luchando por un sueño: ser jugadora de fútbol. Su historia no se diferenciaría de la de cualquier otra niña de su edad que quisiera entrar en el equipo femenino de La Real Sociedad o el Atheltic si no fuera porque, en vez de nacer en Donosti o en Bilbao, Supriya ha nacido  en Jharkand una región del Noroeste de La India donde la trata de mujeres, la violación de derechos humanos, el analfabetismo y los matrimonios infantiles están a la orden del día.

supriya

Supriya Kumari lleva orgullosa los colores de su equipo de fútbol femenino Yuwa India que está participando en el XXII Torneo de la Donosti Cup y ha venido con sus compañeras: Sharda Kumari, Chanda Kumari, Meena Kumari, Soni Kumari, Sunita Kumari, Urmila Kumari, Sushma Kumari, Renu Kumari, Asha Kumari, Laxmi Kumari, Kusum Kumari, Pushpa Kumari, Punam Kumari, Rinky Kumari, Neeta Kumari, Shivani Toppo, Manisha Tirkey. Gracias al torneo y a dos chicas donostiarras que conocieron al fundador de la ONG hemos tenido el privilegio de conocer a Supriya y al resto de jugadoras de Yuwa que con los colores negro y verde han saltado al campo sin importarles que fuera un campo de hierba (ellas entrenan en un campo de tierra) ni tampoco se han dejado intimidar por el tamaño de sus primeras adversarias (las jugadoras de Wisconsin les sacaban una cabeza al menos).

Supriya entrena y juega al fútbol para tener la oportunidad de disfrutar de una infancia y adolescencia propias  de su edad. Gracias al futbol está teniendo acceso a una educación en temas de salud y a unas experiencias conociendo gente de otros países que muchas de sus amigas en Jharkand quizá no tengan. Esta región de 30 millones de habitantes  es uno de los lugares donde  más niñas y jóvenes caen en las redes de trata de mujeres y matrimonios infantiles. Indignado por esta realidad, un joven de Minnesota (Estados Unidos), Franz Gastler fundó Yuwa India. Como tantas historias que conocemos de personas que dejan su vida para ayudar, llegó hace años a Jharkand con la intención de dar clases de inglés y acabó fundando una ONG para ayudar a estas niñas. Casualidades de la vida Ana, Ainhoa y otras personas del grado Liderazgo Emprendedor e Innovación Tazebaez de Mondragon Unibertsitatea conocieron a Franz en un slum (un barrio empobrecido) de Mumbai en La India, les comentó el proyecto Yuwa y quedaron fascinadas por el proyecto. A la vuelta se preguntaron ¿Y por qué no traemos a las niñas de Yuwa a la Donosti Cup? Hablaron con Iñigo Olaizola, director de la Donosti Cup y aceptó. Yuwa es uno de los equipos invitados este año. Pero…¿Cómo podrían lograr el dinero necesario para el viaje? Después de tocar varias puertas, la plataforma de crowdfunding de Goteo facilitó que recaudaran parte del dinero necesario para visados, billetes de avión y demás gastos.

Esta ONGD de Jharkand (La India) cuenta con 200 niñas que participan en este proyecto social y deportivo que tiene un efecto multiplicador. Si una niña “ficha” por la escuela de fútbol de Yuwa accede a una formación y a la oportunidad de recuperar sus derechos. Cuando una familia quiere casar a alguna de las niñas, los entrenadores y entrenadoras van a hablar con la familia para hacerles ver que primero han de disfrutar de una infancia que por derecho les corresponde, para, después de un periodo de formación, casarse a una edad adulta. Yuwa es mucho más que un proyecto deportivo, utiliza el fútbol, como vía para alejar a las niñas de un matrimonio infantil o al menos retrasarlo.

Por eso cada vez que Supriya golpea un balón o intenta meter un gol lleva sobre sus espaldas una lucha mayor que la de ganar el partido, es una de las representantes de los derechos de las niñas y las mujeres de La India. Toda una lideresa que, sin saberlo, está ganando el partido a la injusticia, el machismo y la falta de oportunidades solo por haber nacido mujer, solo por haber nacido unos cuantos centímetros más al Este en el mapamundi que todas las niñas de nuestro entorno que disfrutan de una infancia feliz, sin más preocupaciones que jugar y levantarse para ir al colegio. ¿Te imaginas que con 12 años te hubieran casado o vendido contra tu voluntad? Nosotras tampoco, es algo impensable en nuestra sociedad, injustificable en el género humano y sin embargo un mal endémico en muchos lugares del mundo. En La India, si naces mujer, eres susceptible de ser discriminada, de no tener los mismos derechos que tus hermanos, de ser violada, maltratada o vendida. Para combatir estas injusticias centenares de organizaciones de Derechos Humanos denuncian cada caso, involucran a los medios de comunicación y hacen que las mujeres no estén solas en su lucha. Aún hay esperanza, la vemos en los ojos de Supriya. Por Supriya y por todas sus compañeras, por ellas luchamos.

Yuwa-yuwa! Yuwa-yuwa!

yuwa

Si quieres puedes leer más sobre el equipo femenino de Yuwa India en el blog

http://yuwadonosticup.org/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s